Obras

SALA I

dsc_2658

dsc_2664

Esta sala del Museo Diocesano alberga cuadros y esculturas de los Siglos XIII, XVI y comienzos del XVII; libros corales de finales del XVI; y ornamentos litúrgicos del XVII y XVIII; las albas que cubren los maniquíes son actuales, algunas de ellas de encajes de Almagro.

Destacan en este espacio las tallas románicas de la Virgen de las Nieves de la Parroquia de San Sebastián (Montiel) y “La Porterita” del Monasterio de Concepcionistas de Ciudad Real; el Cristo Crucificado de la Parroquia de Santiago; la espléndida tabla hispanoflamenca de Santa María la Mayor de Alcázar de San Juan, que representa la sepultura de Jesús; el Tríptico de San Blas de Navalpino; del círculo de Morales la Cabeza de San Anastasio de las Carmelitas Descalzas de Daimiel, el Ecce Homo del Obispado de Ciudad Real y la Piedad de San Pedro de Ciudad Real. La Sagrada Familia (manierista) de San Pedro de Ciudad Real.

Merecen también atención por sus bellas iluminaciones los tres magníficos libros corales, originarios de la Orden de Santiago en su Monasterio de Uclés, así como los ternos, uno muy rico bordado en oro sobre terciopelo rojo de San Pedro de Ciudad Real, y otro del siglo XVIII (conocido como terno de Uclés) perteneciente también en origen al dicho Monasterio de la Orden de Santiago. Así como piezas del magnífico Portapaz de Uclés obra de Francisco Becerril, de Cuenca, de 1565, perteneció al Monasterio de Uclés donado por los Caballeros de Santiago a la catedral de Ciudad Real, al crearse el Obispado Priorato de las Ordenes Militares.

ORNAMENTOS LITÚRGICOS

Con las vestiduras sagradas se pretendía representar también simbolismos asociados con las virtudes que debían poseer los ministros celebrantes. Sobre todo los colores, utilizados de acuerdo a los tiempos litúrgicos y a las fiestas religiosas, tenían connotaciones especiales que expresaban el sacrificio, el dolor, la alegría, la esperanza o la penitencia. De todos modos no hay que olvidar que las casullas, dalmáticas, estolas, manípulos, capas pluviales, albas o roquetes, son supervivencias de vestiduras romanas que fueron adoptadas por las gentes de iglesia en el siglo IV y que se enriquecieron por la influencia oriental a través de la Iglesia bizantina.

Hasta el s. IX el color era sólo blanco; a partir del s. XIII se fijan los colores actuales.

Destacan por el interés cultural que representan y porque hay ejemplares interesantes por su arte y valor:

ORNAMENTOS LITURGICOS   PAG. 38

Terno denominado de Uclés, compuesto por su casulla, dalmática y una capa pluvial. Debajo del capillo de la capa pluvial lleva bordado la siguiente inscripción: MICHAEL MOLERO, TOLETANUS, FECIT, TOLETI, ANNO 1772. Pertenece al Cabildo Catedral de Ciudad Real.

CAPA PLUVIAL PAG. 39

Capa Pluvial y Capillo de 1772, autor Miguel Molero. Fondo de plata, hilos de oro plata y seda. Pertenece al Cabildo de la Catedral de Ciudad Real.

Breve mención de algunos ornamentos sagrados.

ALBA: vestidura blanca que cubre hasta los pies, símbolo de blancura del alma del que se presenta ante el altar. El blanco es signo también de victoria y de resurrección. Deriva de la túnica interior de los romanos, que los griegos llamaban “Chitón”. Durante la Edad Media se acostumbró a adornar el alba con bordados y piezas sobrepuestas en las orillas y en las bocamangas; a partir del s. XVII se sustituyeron estos adornos por encajes y puntillas, algunos de verdadero mérito; hoy se prefiere sobriedad en los adornos, pues el alba es ya de por sí un símbolo.

CAPA PLUVIAL: La capa (del latín tardío “cappa”, de “capere”, coger, contener) es una ropa larga sin mangas, a modo de manto, circular, abierto, que se emplea sobre todo fuera de casa.

Los obispos pueden vestir la “capa magna” en las solemnidades en su diócesis. Pero la capa más empleada en liturgia es la capa pluvial (de lluvia), que diversos ministros (presbíteros, clérigos, monjes) visten, con capucha o sin ella, con un broche en la parte delantera. Lo hacen sobre todo en las procesiones, dentro o fuera de la iglesia, y en otras celebraciones como el Oficio Divino, la bendición con el Santísimo o la bendición de las campanas.

CÍNGULO: cordón blanco o de color con que se ciñe el alba al cuerpo, símbolo de pureza; aunque ha tenido a veces forma de ceñidor, desde el s. XVI tomó exclusivamente la forma de cordón, de lino o seda, con borlas; hoy es también frecuente el uso de cintas; responde al ceñidor de los romanos.

ESTOLA: banda del mismo color y tejido que la casulla, que cuelga del cuello del sacerdote, es símbolo de la inmortalidad del alma, y era la banda distintiva de los dignatarios romanos. Ni el manípulo, ya en desuso, ni la estola son propiamente vestidos litúrgicos, sino insignias. Hoy debe cuidarse la calidad y forma de la estola, pues se lleva visiblemente en las concelebraciones.

CASULLA: principal ornamento litúrgico, propio de obispos y sacerdotes y el más rico en ornamentación. Casulla, (de casa pequeña, o Planeta, por ser errante y giratoria). Es símbolo de la caridad sacerdotal. En la historia ha tenido formas nobles y amplias, derivadas del manto romano llamado pénula. Desde el s. IX es exclusiva del sacerdote. A partir del s. XI suelen llevar franjas angulares sobre el pecho y la espalda. En el s. XIV desaparecen tales franjas, se hace mas ancha la banda central y se le adicionan otras horizontales, ambas con ricos adornos. En el s. XVI va tomando la forma actual y para no dificultar los movimientos en el manejo de los brazos, se abrió por los lados, apareciendo el tipo de casulla de guitarra.

Hay ejemplares de notable valor artístico.

 ***

 ORFEBRERÍA

dsc_2688

 Vitrina de Orfebrería

En medio de discusiones medievales, nace con fuerza la devoción a la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Se fortalece después del Concilio de Trento. La Iglesia confiesa que el pan y el vino son transformados por el sacerdote en la celebración eucarística, hasta el punto que son el cuerpo y la sangre reales de Cristo.

 …El templo es casa de Dios y casa de los fieles reunidos para el Santo Sacrificio y las funciones sagradas. Una casa es prácticamente inhabitable sin mobiliario y sin ajuar. Los utensilios de la vida ordinaria son los que hacen la casa habitable, al mismo tiempo que la decoran. Son objetos que están vinculados adaptados a las necesidades de los que habitan, de sus gustos. De su sentido estético y de su espíritu. Desde los cálices, copones, custodias, lámparas y candelabros, crucifijos, hasta las mesas de ofrendas o credencias, todo deberá pensarse y hacerse con dignidad y armonía, con utilidad y belleza, con durabilidad y buen gusto. La Iglesia debe adornarse para el Esposo, como la veía San Juan en el Apocalipsis (Apoc. 21,1-5 La Jerusalén celeste).

Entre los utensilios merecen especial honor los vasos sagrados y, entre éstos, el cáliz y la patena, en los que se ofrece, se consagra y se toma el pan y el vino. Por estar dedicados de manera exclusiva y estable a la Eucaristía, el cáliz, la patena, el copón, la píxide, la custodia u ostensorio, vienen a ser “vasos sagrados”. Objetos, en los que el artesano o el artista ha querido reflejar su fe y devoción eucarística usando sus mejores dotes, aunque con ellos nos hacen igualmente reflexionar sobre el misterio.

Vasos Sagrados

Cáliz: (Del latín calix; del griego kýlix, copa, vaso)

Es una copa preciosa que se usa para contener el vino que se consagra en la Misa.

Por estar destinado al uso sagrado es generalmente de oro o de plata, pero en casos extremos pueden usarse metales inferiores, como latón, etc., pero nunca bronce. En todo caso el interior debe estar dorado. Durante los siglos IV y V, se permitieron cálices de cristal; hoy no se permiten.

El Cáliz tiene generalmente entre 20 y 30 centímetros de alto, con una base amplia, y muchas veces una protuberancia entre la base y la copa para facilitar su manejo. Los cálices los consagra el obispo ungiéndolos con el Sagrado Crisma. A causa de su consagración no pueden ser manipulados por cualquier persona.

Patena del Cáliz: (Del griego phátne, pesebre)

Disco de oro o plata dorada, ligeramente cóncavo, en la cual se ofrece la Hostia en el ofertorio de la Misa, y se la coloca después de la fracción.

Copón o Píxide: (Del griego pyxís, caja)

También llamado ciborio o píxide. Es un vaso sagrado con cubierta o tapa. La forma es parecida al cáliz y sirve para la reserva de las formas consagradas y su distribución. La parte interior debe de ser dorada y la cubierta debe ajustarse bien. Suele tener una pequeña cruz sobrepuesta en la cubierta, para que el sacerdote o los ministros la levanten fácilmente. En su forma el copón se asemeja al cáliz, pero la copa o recipiente es redonda en lugar de alargada, y tiene una cubierta cónica coronada por una cruz o algún otro dispositivo apropiado. Los hay de todos los estilos y tamaños, así como de gran diversidad de materias. La forma actual data del s. XVII.

Custodia: (En latín: guarda, conservación)

Vaso sagrado para portar y exponer la Santa Eucaristía. Su uso arranca del s. XIII, coincidiendo con la fiesta del Corpus Christi. Hay custodias manuales, procesionales y monumentales.

Incensario: (Del latín incensare, quemar, incensar)

Instrumento que consiste en un braserillo pendiente de unas cadenas, al cual se suele imprimir un movimiento de vaivén, quemando y expandiendo el incienso en las ceremonias religiosas. Se usa desde el s. IV.

Portaviático: (Del latín portare, llevar; y viaticum, provisiones o dinero para un viaje, camino…)

Es una cajita o estuche para llevar el Sacramento o comunión que se administra a los enfermos en peligro de muerte. En ella Cristo, además de ser camino, verdad y vida, se hace alimento para el camino, para el viaje.

El Museo Diocesano del Obispado presenta una pequeña exposición de Orfebrería  permanente en la Sala I. En ella se pueden contemplar numerosas piezas de plata donadas al museo:

-De las Dominicas de Altagracia de Ciudad Real (Cáliz del siglo XVIII-XIX, y un incensario del XVIII).

-Monasterio de las Concepcionistas (Cáliz del siglo XVI, un Copón del siglo XVII y un Porta viril) de Ciudad Real

-De los sacerdotes: Don Benito García de La Rubia Ruiz (Cáliz Siglo XX). Don Luis Cabadas Rubio (Cáliz del siglo XX) y Don José de Nova Cabello (Cáliz del siglo XX).

-De la parroquia de la Asunción de Puertollano podemos admirar un Cáliz, una Patena y un Hostiario, de estilo Neoclásico) donados por el rey Fernando VII a los PP. Alcantarinos de Puertollano en 1829, firmada por José Luquet.

-De la parroquia de Santa Catalina de Las Casas (Ciudad Real) (Custodia del siglo XIII).

SALA II

dsc_2640

Se pone de manifiesto en esta Sala II con obras  de los   siglos XVII y XVIII el misterio de la Iglesia y en ella la vida de la santidad participada de la de Cristo Redentor.

Entre las obras pictóricas, se encuentran un San Jerónimo, impresionante estudio de la luz y anatomía y de un estilo perfectamente atribuible a Ribera; una Inmaculada firmada por Lucas Jordán; y el cuadro titulado Las Tres Generaciones. Una Piedad firmada por Damián Sánchez Cotán; La degollación de San Juan Bautista de Eugenio Caxes, de la Parroquia de San Pedro; El apóstol Santiago Peregrino del Excmo. Cabildo de la Catedral de Ciudad Real, y los magníficos retratos de D. Diego de Lucena, fundador del convento de la Encarnación de Almagro y  su esposa Doña Juana Gutiérrez, pertenecientes al Convento de las Dominicas de clausura de Almagro; San Francisco (Impresión de las Llagas) del Obispado de Ciudad Real; Santo Domingo In Soriano del Convento de Dominicas  de  Ciudad Real; San Jorge de la Parroquia de San Pedro de Ciudad Real y la Virgen con el Niño del Cabildo de la Catedral.

De las imágenes, son meritorias entre otras, espléndidas tallas como la considerada Cabeza de San José de San Bartolomé de Almagro, y el Niño Jesús sentado de las Carmelitas Descalzas de Daimiel, atribuidas ambas al gran imaginero Salzillo;  Santo Tomás de Villanueva de la Parroquia de La Solana; La Virgen del Carmen de la parroquia de Nuestra Señora de Gracia de Puertollano; San Juan Bautista de la Parroquia de Calzada de Calatrava.

SALA III

Sala III-Patio

En el patio, último espacio del Museo, hay que mencionar el Retablo cerámico de San Juan de Ávila Doctor de la Iglesia, dos cuadros de grandes proporciones de la Inmaculada propiedad de la Comunidad de Siervas de María y de la Parroquia de San Pedro Apóstol respectivamente. También son de mérito la escultura de San Juan Bautista, de Calzada de Calatrava, y dos grandes y valiosos  grupos escultóricos: La Santa Cena, talla en madera obra de Faustino Sanz Herranz  de 1964, propiedad, de la Hermandad Sacramental de la Santa Cena y María Santísima del Dulce Nombre (cofradía de estudiantes), Ciudad Real; y el grupo escultórico Jesús Resucitado,  talla de Joaquín García Donaire, 1960, propiedad de la Asociación de Cofradías de Ciudad Real. Y caben destacar, finalmente, los dos Misales y los tres Leccionarios del siglo XVIII con preciosos cincelados de plata en sus cubiertas, procedentes de Viso del Marqués y de la Catedral.

dsc_2680

Además, hay una vitrina, en este expositor podemos contemplar enseres utilizados por los beatos Narciso de Estenaga y Julio Melgar; un grabado con “Santa Isabel de Silva” del grabador Jean de Courbes (gran grabador calcográfico francés establecido en Madrid), del siglo XVII, pertenecientes a Concepcionistas de Ciudad Real; dos delicadas placas de plata, con el tema de “La adoración de los pastores” y “La estigmatización de San Francisco” del siglo XVI; también se han dispuesto en el montaje dos rosarios de plata y nácar pertenecientes a la familia Lillo, y la  “La Cruz pectoral” de Monseñor Hervás y Benet (Obispo de los cursillos de cristiandad) de 1967.

Por último, se pueden admirar dos magníficas planchas de cobre al óleo con el tema de  “La estigmatización de San Francisco” y “La Anunciación” del siglo XIX.

Texto: Ana María Fernández Rivero. Museo Diocesano de Ciudad Real.

Fotos: Ricardo Falquina Sancho

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s