Obra Mes de marzo (2020) Muerte de San José

Muerte de San José

El lienzo del Museo Diocesano, anónimo, siglo XVII-XVIII de 76 x 58 cm, pertenecía al Convento de Las Dominicas Alta Gracia de Ciudad Real.

La sagrada escena de la “muerte de San José” se representa en la habitación de una casa humilde donde San José, palideciendo por la vida que se aleja y clamando perdón a Cristo yace acostado en cama de elegante balaustre de madera, está acompañado de María, su esposa, a su derecha, sentada, orando y a los pies del lecho, Jesús, su hijo, que le bendice con la mano alzada elevando los dedos índice y medio de su mano derecha; José, de edad madura viste un ropón de tela blanco y está arropado con una cobija de color verde que resalta con el dosel extendido a manera de telón, de color rojo. Destacan los rasgos de la cara, de pómulos hundidos, ojos de mirada perdida, con la boca entreabierta, con barbas, y cabeza cubierta con turbante y halo de santidad, las manos juntas. Tras él, una luz celestial símbolo en las manifestación del Espíritu Santo que le acoge. En el suelo junto a la cama, se observan en primer plano la vara florida, símbolo de pureza y castidad.

Breve semblanza

San José Esposo de María y padre nutricio de Jesús. Era del linaje de David e hijo de Helí (Lucas l. 27; 2. 4; 3, 23; Mateo 1.20): habitaba en la ciudad de Nazaret y era de oficio carpintero. Los Evangelios nos lo presentan como “hombre justo y temeroso de Dios”. Desposó con María consintiendo en respetar su virginidad y, habiéndole sido revelada la maternidad de ella, por obra del Espíritu Santo, no la repudió sino que la protegió así como a Niño. La persecución de Herodes le llevó a Egipto y, al regresar se estableció de nuevo en Nazaret. Su nombre aparece por última vez en los Evangelios a propósito del episodio de la disputa del Niño Jesús con los Doctores en el Templo (Lc. 2. 45-51). Su muerte aconteció probablemente antes de que Jesús diera comienzo a su vida pública.

Iconografía

En la iconografía se le representa con el niño en brazos, y en algunas ocasiones lo lleva cogido de la mano (Maestro y conductor de Jesús en su más tierna infancia); llevando a menudo una vara florida, en alusión a la narración del Profeta Isaías (“Pero brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago” Is 11, 1) y también al Protoevangelio de Santiago, donde se relata que, habiendo María decidido consagrar a Dios su virginidad y debiendo, sin  embargo casarse, de conformidad con la ley mosaica, fueron convocados al templo un hombre de cada tribu de Israel; se decidió que sería su esposo el hombre, cuya vara, puesta sobre el altar, floreciese; prodigio que se realizó precisamente con la de San José. Otros atributos son las herramientas propias de su oficio de carpintero.

Su fiesta se celebra el 19 de marzo. Pío IX el 8 de diciembre de 1870 proclamó a San José “Patrón de la Iglesia universal”.

El tema Josefino ha gozado de gran predilección en el arte sacro, (no así el tema de la muerte). La difusión será desde la época Renacentista, gracias a la Orden de Carmelitas Descalzos, en general, y de Santa Teresa de Jesús, en particular, que además de potenciar su papel de Padre de Jesús en la tierra y su representación material del Padre Eterno, escribió páginas brillantes que sacaron la figura del padre de Jesús del anonimato y la plantó en la religiosidad popular de su tiempo.

En 1870 fue proclamado patrón de la Iglesia universal; es también patrono de los carpinteros y de los moribundos. El último homenaje se lo tributó Juan XXIII, que introdujo su nombre en el canon de la misa.

Mensaje        

               Tomé por abogado y protector al glorioso San José, y encomendéme mucho a él. …No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer”. Santa Teresa de Jesús (Libro de la Vida, cap. 6).

 

Texto: Ana María Fernández Rivero

 

2 comentarios el “Obra Mes de marzo (2020) Muerte de San José

  1. Coral Sarachaga dice:

    Precioso y bien documentado

  2. natividad cepeda dice:

    Dios os traiga un bendito año 2021 sin rastros de pandemia.Un codial saludoNatividad Cepeda

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s