Mayo 2017

VIRGEN DEL PRADO PAG.92.JPG

Con motivo de la Conmemoración el próximo 28 de mayo de 2017, del cincuenta aniversario que la imagen de la Virgen del Prado, fuera coronada canónicamente por el noveno Obispo-Prior, D. Juan Hervás y Benet, y ser además el “Mes de La Virgen”, la Obra que presentamos es el óleo de :

LA VIRGEN DEL PRADO

 DESCRIPCIÓN ICONOGRÁFICA

El lienzo, montado sobre bastidor, de gran tamaño (220 x 188 cm), representa a la Virgen del Prado con el Niño en brazos, sobre su carroza. Es de estilo popular posiblemente del siglo XVIII. Pertenece a la Parroquia de Santiago de Ciudad Real.

El pintor, cuya autoría es desconocida, representa la venerada imagen de “la Virgen del Prado” Patrona de la ciudad, de manera estereotipada, con un esquema triangular,  imponente y majestuosa, de pie, rígida, situada bajo el vértice en el centro de la bóveda iluminada con la paloma blanca simbolizando el Espíritu Santo. La imagen reposa sobre una composición celestial de cinco cabecitas de angelitos que le sirven de base, de una ingenuidad deliciosa, y nubes, que reposan sobre la rica peana que la enaltece y eleva sobre el mundo.

La Virgen lleva corona imperial (Ella ya es Reina del Cielo y Tierra y Reina de ángeles y hombres) de plata de gran belleza, construida en el año 1614, constituye una obra delicadísima y profusa de orfebrería con medallones y abundantes arabescos, su autor, el platero Tomé Acosta (Cordobés). Parecida a una mitra, es casi cerrada, abierta verticalmente por el frente cuya faja o cincho central está adornada de broches y resaltes geométricos, llevando a ambos lados dos figuras finamente cinceladas, y acabada con una esferita dorada rematada por una cruz.

En el vértice superior, bajo la corona, se ve su rostro de rasgos finos, agraciado y de dulce expresión, enmarcado por una toca blanca ribeteada de finísima pedrería, acoge entre sus brazos la imagen del Niño Jesús (siguiendo la iconografía bizantina) también con corona del mismo estilo y decoración, la mano derecha del Niño Jesús está levantada en señal de bendición, mientras su mano izquierda sostiene una pequeña esfera coronada por una cruz – la totalidad de nuestro universo descansa en sus manos.

Ambas imágenes se revisten de ricas telas, de acuerdo con la tradición de la corte; La Virgen con amplio y bellísimo manto de delicados bordados e incrustaciones de piedras preciosas (ya desaparecido), abriéndose hacia la base, permite ver la parte delantera de la túnica. Los tejidos de la túnica y el manto ostentan pequeñas florecillas de colores y ramos bordadas en oro muy fino de realce, guarnecido de encaje de oro fino, propias de la época, de gran vistosidad.

La ráfaga es de plata, con una elegante curvatura en la parte superior, de la que penden numerosas campanitas y rayos en sus extremos, deja ver, a ambos lados un jarrón con flores blancas, azucenas (flor mariana por antonomasia, de pureza), que nos hablan de la virginidad de María Madre de Dios y a su concepción libre de todo pecado;  simbolizan además la belleza espiritual de María.

Los ocho varales que sustentan el dosel son de bronce con remates de plata; sobre ellos a ambos lados dos humildes y largos cirios encendidos, símbolo de Dios, el dador de vida y la luz del mundo.

La devoción a la Santísima Virgen del Prado, Patrona de Ciudad Real, se remonta a más de novecientos años.

Feliz hallazgo de la Santa Imagen de Nuestra Señora en las cercanías de Velilla de Jiloca (Aragón). Reina y Soberana de los Reyes de Castilla.- Celestial Protectora de los ejércitos cristianos contra los moros.- Triunfadora y Restauradora de las dos Castillas.

El Mensaje

 María es ejemplo y apoyo para todos los creyentes: Nos impulsa a no desalentarnos ante las dificultades y los inevitables problemas de todos los días (Ángelus, 15 de agosto). Benedicto XVI 

Texto:Ana María Fernández Rivero