Mes de Mayo

LA VIRGEN CON NIÑO

Imagen

DESCRIPCIÓN ICONOGRÁFICA

La Virgen con el Niño es uno de los principales temas de la iconografía cristiana. La primera representación de la Virgen con el Niño puede ser la pintura mural en la Catacumba de Priscila, en Roma, en la que la Virgen sentada amamanta al Niño, que vuelve la cabeza para mirar al espectador. Aunque puede fundarse en los Evangelios, no tiene como fin inmediato visualizar ninguno de sus relatos; sino dar cuenta del papel protagónico de María en la Historia de la Salvación, y del hecho central de su maternidad divina  y virginal exaltándola y proponiéndola como modelo.

El lienzo representa a la Virgen con el Niño. El pintor, cuya autoría es desconocida, representa la Imagen de María que pertenece al modelo del icono de la Glicofilusa(es una palabra compuesta que significa “la que besa dulcemente [al Niño]”). La Glicofilusa (la dulce amante) nace a mediados del siglo XIV como una variante de la Madre de Dios Hodigitria Eleousa (misericordiosa), que se distingue por la actitud de ternura entre la Madre y el Hijo y destaca la humanidad de este último. La mejilla de María y la del Niño se tocan suavemente. El Niño sostenido por el brazo derecho de María mira deliciosamente a la Madre; ella es siempre la que muestra a Jesús, el fruto de su vientre.

 La obra en su sencillez nos presenta a La Virgen de medio cuerpo, vestida con manto rojo, túnica verde y un tocado blanco. Entre sus manos entrecruzadas sujeta dulcemente al Niño, sus mejillas se juntan. El Niño, envuelto parcialmente en un paño blanco, extiende su brazo derecho hacia el cuello de su madre. En la mano izquierda sujeta una fruta. Su expresividad se templa por un sentimiento de intimidad serena y contenida, plena de fe sincera.

En primer plano, en la parte inferior, aparece una mesa, sobre la que se disponen un racimo de uvas (izquierda ) y un frutero(alegoría de la nueva Eva) a la derecha.

Según el profesor José María Azcárate es una copia de Gerard David, flamenco. El encuadramiento de la ventana se vincula con la escuela veneciana. Gerard David es un pintor flamenco que desarrolla su obra en Brujas. Sus obras más famosas son sus grandes retablos, entre ellos el Bautismo de Cristo, en Brujas, y sobre todo Madonna con Ángeles y Santos, en Ruán. Las características principales de su obra, son su riqueza cromática y el hábil tratamiento de la luz, el volumen y el espacio. En sus últimas obras adoptó un aire más humanizado e intimista en el tratamiento de los temas religiosos, destacando la serenidad y dulzura en los rostros.

Como holandés le preocupan el paisaje y los efectos de luz, y es un fiel intérprete de la naturaleza.

Se trata de una obra de esmerada y especial calidad, óleo sobre tabla, siglo XV (finales), 41 x 31 cm.

Pertenece al Obispado (Seminario) Ciudad Real.

“El mes de mayo nos estimula a pensar y a hablar de modo particular de Ella. En efecto, este es su mes. Así pues, el período del año litúrgico, [Resurrección], y el corriente mes llaman e invitan nuestros corazones a abrirse de manera singular a María”.

 (Juan Pablo II, Mayo 1979)

 “Es el mes en que, en los templos y en las casas particulares, sube a María desde el corazón de los cristianos el más ferviente y afectuoso homenaje de su oración y veneración. Es también el mes en el que desde su trono descienden hasta nosotros los dones más generosos y abundantes de la Divina Misericordia”.   

Pablo VI, Mense Maio)            

Texto: Ana María Fernández Rivero                                                            

Foto: Ricardo Falquina Sancho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s